Síntomas

Muchos tipos de cáncer no producen ningún síntoma, ni causan dolor hasta que están muy avanzados. Debido a que los síntomas del cáncer en su fase inicial suelen ser sutiles, a menudo los síntomas son confundidos con otros de enfermedades menos importantes. Estas son algunas de las señales que nos pueden hacer pensar en algún tipo de neoplasia maligna:
Cambios en los hábitos de evacuación del intestino y la vejiga.
Una herida que no cicatriza.
Sangrados o secreciones inusuales.
Engrosamiento o formación de un bulto en la mama o en cualquier otra parte del cuerpo.
Indigestión o dificultad para ingerir los alimentos
Un cambio obvio en una verruga o lunar.
Tos o afonía persistente.
Si tiene alguno de estos síntomas acuda al especialista.
 
Muchos tipos de cáncer no producen ningún síntoma, ni causan dolor hasta que están muy avanzados. Debido a que los síntomas del cáncer en su fase inicial suelen ser sutiles, a menudo los síntomas son confundidos con otros de enfermedades menos importantes. Estas son algunas de las señales que nos pueden hacer pensar en algún tipo de neoplasia maligna:
 
Cambios en los hábitos de evacuación del intestino y la vejiga.
Una herida que no cicatriza.
Sangrados o secreciones inusuales.
Engrosamiento o formación de un bulto en la mama o en cualquier otra parte del cuerpo.
Indigestión o dificultad para ingerir los alimentos
Un cambio obvio en una verruga o lunar.
Tos o afonía persistente.
Si tiene alguno de estos síntomas acuda al especialista.